Historia

Nuestra tierra pertenece a una de las comarcas en las que menos restos arqueológicos se han encontrado, si se exceptúan algunos hallazgos neolíticos o los testimonios de presencia romana y visigoda en el aparejo más remoto del castillo de Escalona. Con todo, la ubicación geográfica en una zona en la que el río Alberche, que servía de límite entre la Lusitania y la Carpetania, se ensancha para hacerse vadeable y ofrece paso franco a la calzada que unía Emérita Augusta con Toletum, pasando por Caesaróbriga, nos da idea de las posibilidades reales de que nuestras tierras estuvieran pobladas desde tiempos muy antiguos.

Es en el periodo de la Reconquista cuando Nombela, unida al alfoz de Escalona, empieza a señalarse en la historia escrita de la comarca. En aquellos  agitados tiempos, nuestras tierras conformaron la frontera entre los reinos cristianos y los musulmanes, marcaron la línea imprecisa que con frecuencia trazaba la diferencia entre la vida y la muerte. De esta época data el documento en el que por primera vez aparece constancia escrita del nombre de Nombela haciendo referencia a la salida de Alfonso VI desde Toledo para venir a reinar a Castilla a la muerte de su hermano Sancho, en el año 1072.

Cuentan las crónicas que en el año 1083 el rey castellano ocupó las plazas y villas fuertes de Talavera, Maqueda y El Alamín; al no mencionarse Escalona cabe sospechar que estas tierras estarían arrasadas y prácticamente sin población. Repobladas las tierras , reconstruido el castillo y conquistado Toledo en el año 1085, las tierras de Escalona pasaron a formar parte de la primera barrera defensiva de Toledo; contra esta barrera vinieron a estrellarse en sucesivas oleadas las tropas almorávides, las de las taifas andaluzas y, posteriormente, las almohades; así, la margen derecha del Tajo resistió no sin pagar un enorme tributo de sangre: en 1137 todos los varones de la tierra fueron aniquilados y en 1196 la avalancha almohade saqueó las tierras del alfoz. Posteriormente, se encontrarían paisanos nuestros en el desastre de Alarcos, hasta que, al fin, en 1212 la victoria  de las Navas de Tolosa hizo que nuestras tierras se alejaran del frente de batalla y pasaron a formar parte de la retaguardia cristiana, con lo que se inicia un periodo de paz y tranquilidad.

 

FECHAS EN LAS QUE APARECE CONSTANCIA DOCUMENTAL DE NOMBELA ENTRE LOS SIGLOS XIII a XVIII:

  1. Alfonso VIII señala y confirma los términos entre los concejos de Segovia, Madrid y Toledo apareciendo la siguiente anotación en el documento correspondiente: “…et de illa aldea de Numbelas…”
  2. En el “Libro de la Montería” de Alfonso XI aparecen varias referencias a Nombela (escrito “Novela”) a la abundancia de osos y jabalíes y al modo en el que han de colocarse los ojeadores para dar caza a estos animales: “… el Berrocal de Novela es buen monte de osos y de puercos en invierno. Y es la vocería encima del Berrocal …”
  3. Hernando Colón en su obra “La Descripción y Cosmografía de España” cita a nuestra localidad como “…Monvela…” Lo que ha dado pie a la interpretación de un posible origen del nombre atribuyéndole a “Montvela: Monte desde el que se vela o vigila; monte que bien podría identificarse con El Berrocal
  1. “Privilegio con el nombramiento de villa”. Existe un manuscrito que recoge y traslada amplia documentación de los trámites realizados por los nombelanos entre los años 1567-1570 para conseguir que el rey Felipe II les aparte de la jurisdicción de Escalona y les nombre villa; objetivo que conseguirán definitivamente en el año 1570: “…os damos poder y facultad para que os podáis llamar y titular y escribir villa… y os damos licencia y facultad para que en esa dicha villa haya horca, picota, cuchillo, cárcel y cepo y todas las demás insignias de jurisdicción…”
  2. “Relaciones de Felipe II”. En octubre de 1578, el alcalde ordinario, Juan Herradón, el escribano, Juan de Robles y el vecino Asensio Martín, cumplimentan la relación ordenada por Felipe II, proporcionando prolija información sobre la situación de Nombela en aquellas fechas.

– (Se aporta una explicación bastante improbable, aunque curiosa, del significado del nombre de Nombela) “…quieren decir hombres antiguos que en este ducado de Escalona, en cuya jurisdicción está el dicho pueblo, era costumbre antigua de que a los señores del ducado se les hacía vela y centinela cada noche en su palacio de Escalona; y que este pueblo era tan pequeño, que a sazón debía ser como alquería, y como  tal no se hacía caso para la dicha vela; y así, cuando miraban a quién cabía la rueda de venir a velar al dicho palacio, llegados a estas pocas casas, decían “ese non vela” queriendo decir que no iba a velar como los demás, y de aquí se infiere que se tomó este nombre de Nombela…”

  1. Rodrigo Méndez Silva, en su obra “Población General de España” habla de Nombela en los siguientes términos: “…Está la villa de Nombela apartada de de Escalona dos leguas, en amenísimo llano, fértil de pan, vino, aceite, frutas, carne, caza, aves y miel, produciendo copiosamente seda, con famoso clima, temperamento por cuya causa quiso fabricar en ella, Felipe II, el Escorial…”
  2. “Catastro del Marqués de la Ensenada”. En marzo de 1752 se cumplimenta el interrogatorio ordenado por el Marques de la Ensenada para el establecimiento de la única contribución, con lo que se vuelven a obtener datos fidedignos de la época:

”… la sociedad se compone de cuatro eclesiásticos, médico, cirujano, boticario, maestro de primeras letras, dos sacristanes, dos escribanos y dos alguaciles…La artesanía incluye a cuatro tejedores, dos sastres, tres albañiles, dos herreros, un maestro herrador, un maestro cohetero, dos maestros de obra prima –zapateros- un curtidor, tres panaderos, veinticinco hortelanos, un estanquero … produce hortalizas, frutales, cereales, legumbres, vino, aceite y seda… cuenta con cuatrocientas colmenas repartidas entre diecisiete propietarios. La  industria está representada por una tenería, cinco molinos y un tejar de fabricar teja y ladrillo…Servicios públicos: una taberna, tienda de abacería, una carnicería pública, un mesón y tres panaderías…”

  1. Finalizando el Siglo XVIII, las “Relaciones del Cardenal Lorenzana” proporcionan la siguiente información: “…toda la jurisdicción está poblada por encinas, algunos enebros, bastantes morales y moreras para la cría de seda, y algunas olivas. Se han criado árboles de prodigiosa grandeza y se conserva memoria de dos que hubo junto a la Fuente del Nogal, que fueron una noguera, que su fruto anual eran doce fanegas de nueces, y una higuera que producía doce fanegas de higos. También hay, al presente, un olibón que producía igual número de fanegas de aceituna…”

Perfil del Contratante

Portal de la Transparencia

Gestión Tributaria OAPGT

Cita Previa

El Tiempo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies